Es una estrategia liderada por el MEN para reducir los índices de analfabetismo en personas mayores de 15 años que no lograron acceder al sistema educativo o culminar sus estudios.