El carnaval desde su génesis se convierte en un tejido de sonidos, colores, olores, sabores y expresiones. Es una vivencia universal que se experimenta cada año en el mundo, traspasando las barreras del espacio y del tiempo; es así, como en esa mezcla entran a jugar aspectos míticos, sagrados, profanos, burlescos que configuran las múltiples esencias de un pueblo o región. De esa forma, el Carnaval de Negros y Blancos realizado en la comarca de Pasto y en todos los municipios del Departamento de Nariño, no escapa a esa válvula expresionista, donde todo confluye y da lugar a la práctica de la creación, innovación, galantería y manifestación de los diferentes estados de ánimo, desde el más alegre hasta el más pasional.